lunes, 14 de marzo de 2016

Orgánico e Inorgánico

Leía sobre los cambios de color de la luz en función del tamaño de las partículas que atraviesa en su recorrido.  Si las partículas son grandes o más densas, adquiere tonalidades rojizas, es por ello que los atardeceres son rojos, y azul si las partículas son pequeñas y poco densas, y lo comprobamos casi a diario (¡bueno! los sevillanos sí) cuando miramos al cielo y vemos un azul intenso.

Decidí comprobarlo con el humo de un cigarrillo que era atravesado por un rayo de luz solar.  Lo sorprendente, aparte del color, es el sinfín de formas que adopta y como cuando hacemos fotografía no figurativa, las formas que observamos nos evocan aquello que conocemos y nos es familiar.  Yo veo, hojas, tallos, cuerpos, fluidos, bailarinas, y hasta abrazos.  Lo orgánico evocado por formas inorgánicas.































Cualquier excusa es buena para experimentar con la cámara.  Las fotografías sólo han sido reveladas con Lightroom.