jueves, 3 de septiembre de 2015

Mercedes Dobenal

No todo en la vida del fotógrafo es aburrido por reiterativo.  Hay veces que surgen trabajos nuevos en los que se pone a prueba tu versatilidad, tu capacidad de adaptación.

En este caso, estaba sentado y me obsequiaron con un montón de chicas guapísimas que exhibían unos trajes preciosos en un marco incomparable y yo sólo tenía que hacer fotos.  El paraíso del fotógrafo.

Os enseño una pequeña muestra del trabajo en el desfile de Mercedes Dobenal, para que veáis que mejor no se puede estar.