jueves, 10 de septiembre de 2015

Salsas de Salteras

La fotografía de producto o publicitaria, no es un bodegón en el que puedas dar rienda suelta a tu creatividad y jugar con las luces, las texturas, o el ambiente, ni un retrato en el que intentas llegar al alma de la persona y descubrirla, todo lo contrario.  

Se trata de mostrar fielmente un producto y si el envase del producto no tiene glamour, debes conseguir al menos hacerlo atractivo al que lo observa.  Intentas despertar algo en la contemplación.  Se trata de un ejercicio muy enriquecedor para el fotógrafo.

No me gustan aquellos fotógrafos "técnicos" que no son capaces de hacer una fotografía con emoción, ni me gustan los fotógrafos "artistas" que son incapaces de ejecutar una fotografía cuidando los detalles técnicos porque los desconocen.

Yo soy fotógrafo porque me gusta la fotografía, y debo estar preparado para comunicar y para emocionar, si no lo consigo es que no soy bueno en lo que hago.

Me gusta ser libre, un verso suelto, pero que sabe hacer su trabajo y disfruta con ello.  No me gusta plegarme a las normas de quienes se denominan a sí mismos "gurú de la fotografía".

En la fotografía hay mucho adulador del vestuario del rey aunque éste ande desnudo.

Aquí os muestro otro verso suelto :D



Se trata de un trabajo para Salsas de Salteras en su presentación en la feria agroalimentaria Andalucía Sabor.